“… procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz” 2 Pedro 3:14

Dos cosas extrañas sucedieron mientras desayunaba como de costumbre en un restaurante. Primero, leí un artículo en la primera página del periódico, que citaba a cierto escritor cristiano que sostenía la teoría de que Cristo llamaría para ir al cielo a millones de creyentes antes de la puesta de sol de ese día en particular.

Unos minutos después, llegó un amigo mío, se sentó y empezó a contarme que su vida había cambiado drásticamente. Dijo que, por primera vez en su vida, estaba listo para reunirse con el Señor. Esa fue una buena noticia, ya que a menudo habíamos hablado de su falta de disposición para vivir de una manera acorde a su testimonio de ser creyente en Cristo.

Dijo que había decidido que debía definirse. Sentía una paz asombrosa y, además, estaba interesado en el bienestar de los demás. Cuando le pregunté qué había pasado, me dijo que había leído el libro del que hablaba el periódico y que, finalmente, se había dado cuenta de que si Cristo venía ese día o cualquier otro, a la larga tendría que comparecer ante el Señor.

Afirmar que Cristo va a venir hoy puede resultar en una falsa alarma, pero creer que podría ser así y que tendremos que rendirle cuentas nos motivará a vivir para Él.

Planifica como si faltaran muchos años para el regreso de Cristo, pero vive como si viniera hoy.
Dios Te Bendiga ^.^

Anuncios